Por: ANDREA P. ALCIBAR
TW. nutrase100@gmail.com

Licenciada en Nutrición y Estudiante de la Maestría en Nutrición Clínica en la Universidad del Valle de México, Campus Coyoacán.nutrase100@gmail.com
Andrea Pérez Alcibar

Estamos en una época en la que debido a la carga laboral, la mayoría de las personas no le dedica un tiempo adecuado a la comida. Para esas horas, el desayuno ya se ocupó como energía en las actividades matutinas, por lo que necesitamos volver a recargarla

Una comida debe de contener todos los grupos de alimentos para que el aporte de nutrimentos sea completo y equilibrado.

Se debe de incluir como plato principal una ración de verduras, las cuales de preferencia deben de ser crudas para que el aporte de vitaminas y minerales no se pierda durante la cocción.

También debemos incluir una porción de alimentos de origen animal como pescado, pollo o carne roja (res o cerdo magras) para cubrir la parte proteica. Una porción de este grupo es aproximadamente de 90 a 120 g, lo que equivale al tamaño de la palma de la mano.

Y por último para cubrir los hidratos de carbono, es necesario que incluyamos una porción de cereales, ya sea arroz, pasta, tortilla o algún tipo de pan integral. Y en caso de que se consuma algún postre, es recomendable una fruta.

Recuerda que todo debe ser con moderación.

                        Algunas recomendaciones:

  • Dedicarle un tiempo específico a la hora de la comida.
  • Procurar comer siempre a la misma hora.
  • Comer en familia o en compañía.
  • Comer despacio para evitar consumir alimentos de más.
  • En los restaurantes: evitar botanas, pedir medias órdenes o compartir los platillos, escoger carnes magras y preparaciones con poca grasa. Y limitar el consumo de bebidas alcohólicas o azucaradas.
  • Disfrutar la comida y hacer de ella un momento agradable y placentero.

NINGÚN COMENTARIO

Deja un comentario