Domingo, abril 30, 2017
Opinión

Por: Andrés Navarro

La afamada serie producida por Netflix en la cual se narra la historia de un equipo de fútbol y sus directivos, no solo refleja lo que sucede tras bambalinas en el balompié nacional, sino también lo que pasa cuando personas sin preparación, vocación y experiencia asumen posiciones de liderazgo y autoridad en organizaciones de relevancia: caprichos, errores garrafales y una serie de efectos secundarios y desgracias que desnudan la incapacidad de aquellos que bajo el dicho de “yo soy el Presidente” imprimen su voluntad a las acciones vergonzosas que los destinan al basurero de la historia.

¿Cuántos casos de estos hemos sufrido? ¿por cuánto tiempo se sobrellevan las consecuencias? y sobre todo, ¿qué impacto económico tienen sus malas decisiones? Ejemplos sobran en los gobiernos y las empresas familiares. Desde hijos de dueño que sin mérito alguno dirigen y terminan con lo logrado por otras generaciones; hasta funcionarios que piensan que gobernar es un juego, que las ilusiones de los votantes son desechables y que las promesas de campaña pueden olvidarse horas después de tomar posesión.

De acuerdo con el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial, el nivel de confianza en los políticos en México ha disminuido 10 escalones para colocarse en el lugar 124 de 140 naciones evaluadas, lo que nos resta competitividad. ¿Cómo no desconfiar de la clase política, si muchos, como algunos líderes empresariales lo han declarado, son ignorantes, corruptos o ambos?

La respuesta entonces para recibir buenos resultados de las personas en posiciones de relevancia – como en el caso de Chava Iglesias y los Cuervos – tiene más que ver con la selección y su nivel de mérito. Una persona integra, profesional y preparada entendería que la institucionalidad y la planeación generan éxito, no así las arrebatos; aceptaría cuando no es especialista para llamar a los que si; y lo más importante, buscaría por honorabilidad y decencia cumplir su palabra y su responsabilidad, más allá de preocuparse por banalidades.

Daron Acemoglu y James Robinson, autores de Por qué fracasan los países, aseguran que gran parte del tropiezo se debe a que no se asegura la prosperidad de los ciudadanos y esto es consecuencia de sistemas políticos extractivos y exclusivos. Extractivos porque se utilizan los recursos públicos nacionales y exclusivos porque solo se busca el beneficio de un sector pequeño de la población. Me parece conocido.

Chava Iglesias fue Presidente de los Cuervos de Nuevo Toledo por herencia, reinó el ego, la ignorancia y la prepotencia; como consecuencia su equipo no pasó a la liguilla,

sin embargo; cuando se trata de sociedades y su progreso, la diferencia no es pasar a la liguilla sino vivir en la pobreza, la injusticia y la necesidad o golearlas, para terminar con ellas.

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: SUSANNE LANDERS A f...

POPULAR VIDEO

Por: Gerardo Enrique Garibay Camarena

“Contigo pan y cebolla” proclama el antiguo refrán y lema de los enamorados que se lanzaban a la vida armados sólo con sus mutuas endorfinas, reflejando también el hecho de que, durante la mayor parte de la historia, el acceso a los alimentos fue muy limitado y obtenerlos requería de todos los pensamientos y esfuerzos cotidianos de la mayoría de la población.

Durante miles de años, las plagas y sequías diezmaban a civilizaciones enteras e incluso en años de “prosperidad” la dieta de los humanos se limitaba a aquellas dos o tres cosas que podían obtener en su entorno inmediato. ¿Cómo superamos este problema? Procesando los alimentos. Desde el queso o la cecina hasta los transgénicos, el objetivo es el mismo: modificar las características de la comida para que dure más y sea posible producirla, almacenarla y distribuirla en forma sistemática, aumentando la cantidad disponible y disminuyendo el precio.

Esta fue la misión de la llamada “Revolución Verde” encabezada en el siglo XX por Norman Borlaug, que permitió quintuplicar la productividad de cultivos como el del trigo, salvando las vidas de mil millones de personas. Vale la pena recordarlo a la luz del debate respecto a si la carne procesada es cancerígena y respecto a los transgénicos.

¿Están libres de riesgo? Por supuesto que no; todo avance implica el peligro de cometer errores y así ha sido desde los albores de la humanidad, cuando Chabelo, Adán y Eva buscaban las plantas para la primera ensalada.

Aún así, el desarrollo científico de los alimentos es la única forma de alimentar a la creciente población mundial, pues regresar plenamente a los alimentos orgánicos implica matar de hambre a dos mil millones de personas, dejando a los otros sólo con pan y cebolla, y ninguna de esas opciones suena sabrosa.

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Creemos que los personaje...

POPULAR VIDEO

Por: Claudio X. González Guajardo*

 

La educación de un país sólo puede ser tan buena como sus maestros.

Es por ello que, entre todos, tenemos que crear la era del maestro de excelencia en México. Sólo de esa manera tendremos éxito en nuestro cometido de cumplir con darle oportunidades de superación a nuestros niños y jóvenes y procurar un mejor futuro para nuestro País.

La era del maestro. Se oye bien ¿por dónde empezar?

Un primer paso para construirla es identificando y honrando a quienes, adelantándose a su tiempo y sorteando todo tipo de dificultades, ya la viven. Siguiendo sus pasos, sus buenas prácticas, su ejemplo, podemos empezar a construir la era del maestro de excelencia que anhelamos.

Piensa en el mejor maestro que tuviste. ¿Qué ha significado para ti, en tu vida?

El maestro que recordaste, así como cientos de miles que hay en México, ofrece su trayectoria como el camino a seguir: como maestros, como profesionistas y como ciudadanos comprometidos. Son ejemplo de entrega, de generosidad y compromiso verdadero con su país.

Así es, los buenos maestros en México hacen que seamos la mejor versión de nosotros mismos y, con su ejemplo, permiten a las generaciones no sólo soñar, sino a saber que si perseveran, pueden tener éxito. Su ejemplo es particularmente importante en esta época en que nuestro país necesita del esfuerzo, el empeño y el compromiso de sus ciudadanos.

Los maestros en México, son maestros ejemplares, son el corazón de la educación en México; un corazón que oxigena, que da vida, que da esperanza, que es señal de entrega y de generosidad, que es  símbolo de amor a la libertad, al conocimiento y al prójimo.

Si queremos que cada vez hayan más maestros de excelencia tenemos que reconocer y apoyar a quienes ya son referentes de compromiso con la educación.

*Claudio X. González Guajardo es presidente de Mexicanos Primero, iniciativa ciudadana que trabaja para asegurar el derecho de las niñas, niños y jóvenes a una educación de calidad.

Twitter @ClaudioXGG

Facebook: /MexPrim

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: Juan Pablo Ramírez B...

POPULAR VIDEO

Por: Jesús Belenguer

Director de Seguridad Privada y CEO de Personal Security (ESPAÑA)

Una decisión habitual cuando se viaja por primera vez a un país de una cultura distinta es la de alojarse en un hotel de cinco estrellas y se trata de una buena decisión. Estas cadenas permiten mantener el contacto con la idiosincrasia local, a la vez que ofrecen un ambiente normalizado y, sobre todo, muy seguro. Todos disponen de un excelente equipo de seguridad, al que el huésped puede acudir en demanda de consejo o, incluso, solicitar ayuda para la contratación legal de servicios especializados. Una vez que conozcamos la zona, podemos optar por otras alternativas.

Si el hotel está ubicado en un rascacielos, debe solicitar al personal que le acompañe que le muestre la ficha de seguridad (similar a la de un avión), le indique la ubicación de la máscara de gas y compruebe que el precinto está intacto. Si comparte la habitación o prevé hacerlo, solicite una máscara adicional. No dude en preguntar dudas y si no queda satisfecho, diríjase al personal de recepción que, si es necesario, le pondrá en contacto con el equipo de seguridad. Tenga en cuenta que el comportamiento que debe adoptar en una situación de emergencia en un rascacielos puede ser muy diferente al que usted está acostumbrado.

En general, una estancia segura comienza antes de partir. La ubicación ideal de la habitación debe estar entre la planta tercera y la séptima. De este modo, estaremos en el radio de acción de los medios de rescate locales y prudentemente alejados de la calle, de donde pueden surgir otras amenazas como asaltos, ondas expansivas, etc.

Cuando se viaje en grupo, salvo que esté contraindicado por otros motivos, todo el grupo se alojará en la misma planta. Estas medidas, junto con la consulta de los recursos de seguridad, deben ser pactadas antes de la contratación del alojamiento. En la mayoría de los casos, se resuelve con una llamada de teléfono o un correo electrónico.

La recepción de un hotel acostumbra ser un lugar concurrido. No permita que el recepcionista diga en voz alta su número de habitación y, si debe dejar su llave en recepción al salir, entréguela en mano. Cuando la solicite, al regresar, muestre su pasaporte, no la pida de viva voz. Del mismo modo, evítelo en el desayuno o al usar otros servicios del hotel.

Si viaja solo, pida que le acompañen a la habitación la primera vez, compruebe que se encuentra vacía y que no es posible el acceso desde otra contigua o desde el exterior. Aproveche para interesarse por las normas de seguridad, especialmente por el protocolo en caso de incendio y, durante su estancia, si se siente inseguro, no dude en pedir que le acompañen hasta su habitación. En el caso de las viajeras, la medida anterior es especialmente importante. Además, se debe tener en cuenta que, en algunas culturas, dicha solicitud realizada a alguien puede ser interpretada como una invitación a algo más. Lo más prudente es solicitar al responsable de recepción que un miembro del equipo de seguridad del hotel le acompañe a la habitación. Las alarmas personales son dispositivos imprescindibles en este tipo de situaciones.

Todavía hay hoteles donde se usan tarjetas colgadas de la puerta para informar al personal de que pueden arreglar la habitación, o que el huésped se encuentra en su interior, ocupado, o durmiendo. No se deben usar jamás, si desea que limpien la habitación, llame por teléfono a la recepción para solicitarlo. Mientras esté en su interior, además de cerrar con pestillo la puerta, puede usar un sistema portátil de bloqueo de la misma, otro elemento indispensable en el equipaje de un viajero. Hay modelos que incorporan una potente alarma, lo que incrementa notablemente su seguridad.

Una regla instintiva de seguridad es no estar en los lugares donde se puede prever su presencia. Por ejemplo, si se encuentra en un hotel urbano a pie de playa, no se coloque en la zona inmediata al hotel. Doscientos metros a derecha o izquierda le sumirán en el anonimato. Esta misma regla se puede aplicar a la costumbre de “estirar las piernas” después del trabajo. En la mayoría de los casos, no es recomendable salir a pie del hotel, lo indicado sería hacer uso de las instalaciones deportivas internas, disminuyendo en lo posible la exposición al exterior y, en otros, puede estar recomendado trasladarse en coche a una zona de paseo segura y pactar una hora de recogida. Como norma general, se debe salir y llegar al hotel siempre en automóvil y se debe sospechar de todo taxista que plantea la posibilidad de bajar al pasajero en las inmediaciones del hotel, sin penetrar el perímetro de seguridad.

Ciertas culturas castigan duramente el consumo de drogas o alcohol. El hecho de que algunos hoteles de las grandes cadenas dispongan de bares donde se sirve alcohol, no significa que en el interior del hotel no rijan las mismas normas. Manifestar signos de embriaguez o, simplemente, sufrir un pequeño incidente dentro del hotel después de haber consumido alcohol, puede tener graves consecuencias. Lo mismo se puede aplicar a otras expresiones culturales. Como norma general, es más seguro respetar las costumbres locales durante toda la estancia y aprovechar para embebernos de ellas, lo que seguramente mejorará nuestro conocimiento y capacidad de negociación.

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: Alberto Bernal J...

POPULAR VIDEO

Por: Mariano Vázquez Bravo

Maestro en Periodismo por la Universidad de Barcelona. Estudiante de la vida. Escritor por amor a las letras. Investigador y colaborador de varias publicaciones en Iberoamérica.

@MVazquezBravo

Pocas veces hablo de política porque no confío en los políticos pero con las elecciones en la siguiente página del calendario y a raíz de una discusión que tuve hace poco, quiero expresar un par de puntos.

Yo no soy de los que cree en izquierdas y derechas, más allá de para dar direcciones y defiendo que el único centro es el de la ciudad donde vivimos; ese donde está la plaza, el mercado y la iglesia. Para mí, la geografía política solo limita y reduce los espacios comunes al encajonar a priori, a quien tenemos enfrente.

Creo que todo debiera reducirse a progreso y retroceso. Así de fácil: ideas que nos hacen avanzar y caminar hacia atrás, como personas, como sociedad y como nación. Siempre he defendido el matrimonio civil entre personas del mismo sexo porque para mí solamente es un contrato, la igualdad entre hombres y mujeres, la salud pública, el gobierno federalista, la separación entre religión y gobierno, la libertad de expresión, la educación pública laica y la privada como la deseen… algunos de mis amigos me llaman socialista, yo me llamo progresista.

No estoy de acuerdo con la independencia de Cataluña, con los parlanchines de Podemos o con que Grecia no pague lo que debe y esto no me hace, como me han llamado ¡conservador y franquista! Tolero que me llamen como quieran y respeto sus creencias, pero a cambio pido que respeten las mías… ¡eso es progreso!

Como también lo es que el pobre tenga ayuda del Estado; que el anciano que ha trabajado toda su vida pagando impuestos reciba una pensión con la que pueda vivir dignamente; que los niños tengan asegurada su educación, alimentación, seguridad y salud hasta que puedan cubrírsela ellos mismos; que los corruptos sean perseguidos y terminen en la cárcel; que se termine la Monarquía y que aquellos que contaminan, paguen su fechoría. Para mí eso es progreso, como también lo es que Europa muestre humanidad ante el problema de los migrantes y los refugiados.

La despenalización de las drogas naturales es progreso porque se otorga libertad a las personas, sin embargo; si aceptas destruir tu vida consumiéndolas, es el mayor retroceso de todos… pero ¿quién es el gobierno para quitarte la libertad de hacerlo sin molestar a nadie?

Si nuestras acciones nos llevan a ser más humanos y a alcanzar un estado que logre que como especie vivamos en paz con los demás, con el planeta y sobre todo, con nosotros mismos ¡eso es progreso! y eso no cabe en la geografía ideológica de izquierdas, derechas y centros.

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: T. Borjas y Redacció...

POPULAR VIDEO

Por: Jesus Belenguer.

Director de Personal Security (España y Brasil). (https://es.linkedin.com/in/jesusbelenguer)

 

En los cursos de autoprotección que nuestra empresa ofrece intentamos evitar largas enumeraciones de situaciones de peligro y su correspondiente protocolo de respuesta, ya que son aburridas y muy poco eficaces.

Nuestro objetivo es crear instinto, educar supervivientes. El título de este artículo expresa una de nuestras máximas: “Si te sientes afortunado, algo va mal”. Para entenderlo nada mejor que un par de ejemplos:

“Mario llegó hace tres días a Buenos Aires. Esta mañana se le han pegado las sábanas, todavía no se ha recuperado del “jet lag”, sale a toda prisa de la primera cita del día. Al llegar, ha visto una oficina del Banco Nación a dos manzanas. Si se da prisa, puede cambiar un poco de dinero y si no hay muchos problemas de tráfico, llegará a tiempo a la siguiente cita. Sonríe al entrar, no hay cola, cambia trescientos euros y sale a la calle con la esperanza de encontrar un taxi. “Para, para, para…” — piensa cuando nada más salir del banco un taxi dobla la esquina. Levanta el brazo y sorprendentemente el taxi se detiene a su lado. Entra sonriendo y así sigue hasta que en la siguiente intersección, el taxi se detiene y dos tipos con perverso aspecto suben al coche…”

 “Luis ha terminado el informe de la semana y le quedan un par de horas hasta la cena. Decide dar un paseo por los alrededores del hotel. Ha sido una semana dura y le apetece estirar las piernas. “Peoples’ Square” está en pleno bullicio de fin de semana. Se para delante de un anciano que con una habilidad pasmosa hace insectos doblando unos tallos flexibles. Al levantar la vista dos chicas le miran sonrientes. “Hellooooo! Where are you from?” — Le preguntan entre risas y cuchicheos. Se presentan como estudiantes de turismo, alaban el inglés de Luis y le proponen tomar un café en un bar cercano para poder practicar un poco el idioma. A cambio le pueden sugerir una ruta para conocer Shanghai y aprovechar el domingo. Luis está encantado, se dirigen a unas callejuelas cercanas, le van a mostrar un lugar donde sirven los auténticos pastelillos de la luna. Unas horas después, Luis se despierta con un enorme dolor de cabeza en lo que parece un almacén abandonado lleno de trapos sucios.”

Estos ejemplos son reales. Los hemos coleccionado durante veinte años de viajes, misiones, ferias. Hemos hecho más de cien encuestas, unas formales, la mayoría, tomando una copa en el hotel. Por supuesto los protagonistas de las anteriores no se llaman Mario y Luis.

Cada una de las situaciones de la vida normal dan para un curso y los taxis son un  desafío a la seguridad. La tecnología ayuda mucho, las “taxi-apps” (Uber y Cabify) han mejorado notablemente la seguridad allí donde existen. Donde no, seguimos con los viejos consejos:

En muchos casos es barato y seguro llegar a un acuerdo con un taxista local y aún con todo, no olvides grabar el número de teléfono de una empresa de confianza.

Haz una foto del frente del coche al subir y envíala por correo electrónico. No lo hagas disimuladamente, hazlo saber al conductor. Si no tiene intenciones ocultas, no se molestará.

Si no te queda otro remedio que coger un taxi en la calle. Nunca lo hagas donde se supone que puedes estar: a la salida de un banco, del consulado, de un edificio de oficinas… Camina un par de cuadras, descarta el primero y el segundo. Aunque tengas prisa.

Si hay hoteles en la zona, entra sin pudor y pide uno. Los hoteles bien gestionados son un oasis de seguridad, pero también pueden ser una trampa. Dan para otro curso.

Y así, un sinfín de consejos, de técnicas, de herramientas y también de dispositivos, pero la autoprotección cuando realmente funciona es cuando forma parte de nuestro instinto; por eso usamos los sentimientos y en los cursos trabajamos a fondo con ellos.

El primer escalón de la seguridad es conseguir reacciones instintivas, después, eso que llamamos “gestos” que se tratan de la automatización de hábitos seguros. Por ejemplo, descartar el primer taxi que pare, coger las habitaciones en la misma planta del hotel. El último escalón son las técnicas generales: Defensa personal adaptada, técnicas de conducción, uso de la voz, negociación, etc.

Es una actividad apasionante y muy satisfactoria, sobre todo porque la comunidad de los viajeros por motivos profesionales está formada por personas muy especiales;  viajar hace a las personas tolerantes, empáticas y me atrevería a decir que inteligentes y felices. O quizá es que sólo los que son así pueden mantener el ritmo. Pero me estoy dispersando y ya que has llegado hasta aquí, hagamos que la lectura de este artículo mejore tu seguridad.

Estimado lector: Si un día estás en un lugar ajeno a tu experiencia (esos que denominamos de riesgo) y ante una situación cotidiana viene a tu mente la frase: “¡Uff, qué suerte!”. Detente un segundo y analiza la situación. No te dejes llevar. Recuerda que a los “malos” les gusta disfrazarse de oportunidad.

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: Isabel Padilla Camar...

POPULAR VIDEO

Por: Andrés Navarro.

Jamás se miente tanto en tan poco tiempo como durante las campañas electorales: Todos pueden salvar a México, sin embargo; los resultados alcanzados por los “candidatos esperanza” son generalmente mediocres. Entonces, ¿quién es capaz de ofrecer soluciones contundentes y sostenibles a los problemas del país? Y parece que la respuesta es: los emprendedores.

El impacto de las aventuras empresariales –sin importar su tamaño– no se limita al empleo e ingreso, sino que incluye el desarrollo de ideas e iniciativas, la evolución del comportamiento de los colaboradores y la solución de problemas del mercado que traen como beneficio un mejor país.

Comparando con los “salvadores de la patria”, los emprendedores tenemos competencia diaria, lo que nos obliga a modificar continuamente nuestros métodos por unos más ágiles y dinámicos. La competencia crea fuertes incentivos para la innovación y la experimentación, por ello, si los servicios públicos que ofrece el gobierno no tienen competencia, permanecen sin satisfacer las necesidades de los ciudadanos –el mercado- y sin evolucionar con el paso de las décadas, ya que no existe otra opción.

La innovación en las empresas viene de un proceso de cuestionar, pilotear ideas y validar posibles soluciones. Los emprendedores comenzamos en ocasiones no sabiendo, pero la supervivencia nos obliga a aprender. Los políticos de igual manera, comienzan en la ignorancia pero generalmente, porque en su mundo está prohibido el ensayo y el error, permanecen indefinidamente en ella.

Si se consideraran los grandes retos sociales (pobreza, educación, seguridad, legalidad, movilidad, medio ambiente, etc.) como proyectos empresariales, la manera de resolverlos sería distinta: Se utilizaría al máximo la tecnología, se enfocarían en la reducción de costos y la maximización de beneficiarios, habría un mínimo de Comisiones y Consejos y un máximo en las oportunidades de romper paradigmas y viejas prácticas, lo que llevaría sin duda a la innovación y la generación de resultados.

Los emprendedores a diferencia de los gobernantes hemos entendido, que a nadie le gustan los productos de baja calidad y alto costo. Nosotros llevamos al mercado, soluciones y productos mínimamente viables que generan valor, facilitan la existencia y satisfacen necesidades. Partiendo de lo anterior, el “negocio del gobierno” debería ser construir comunidades mínimamente viables donde los servicios públicos sean de calidad y las personas puedan desarrollarse. Tarea que ya han realizado gobiernos en diferentes puntos del mundo.

Si las autoridades en México no logran hacer lo anterior con las ciudades ya existentes, no faltará algún empresario que comience por construir ciudades y comunidades desde cero. Mientras que los políticos aseguran que “lo suyo es el arte de lo posible”, los emprendedores demostramos todos los días que para nosotros no hay imposibles.

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por Andrés Navarro y Reda...

POPULAR VIDEO

Por: Gerardo Enrique Garibay Camarena

El problema con los chistes políticos es que resultan elegidos. El éxito de la campaña de Donald Trump constituye la más reciente comprobación de este refrán norteamericano. Originalmente nadie tomaba en serio sus aspiraciones, menos aun cuando saltó a la palestra armado con un discurso tan grotesco como inverosímil. Todos vaticinamos su fracaso.

Pues todos nos equivocamos. Gracias al radicalismo fantasioso de sus propuestas, Donald no solo brincó al primer lugar de las encuestas, sino que tomó el control del debate preelectoral, para construir un juego nuevo en el que sus competidores no saben cómo reaccionar.

El chascarrillo ha trastocado la risa en preocupación, porque ahora está claro que Trump no actúa simplemente como un bufón delirante, sino que ha tomado ventaja del profundo descrédito de los partidos y de la actividad política tradicional, para ofrecer una opción supuestamente honesta, decidida, entendible y exitosa.

Colando el show, su recetita es una suma de xenofobia, mercantilismo, belicismo y corporativismo alineados en torno a la figura del caudillo. En pocas palabras: Fascismo, una versión modernizada de Mussolini y ya con violencia incluida. Ante los primeros episodios de agresión contra migrantes inspirados en la verborrea de Trump, “el Donald” alegó (antes de disculparse días después) que “sus seguidores son muy apasionados”. No resulta difícil imaginar al Duce, a Primo de Rivera o a Perón firmando una declaración similar.

Por supuesto, la prospectiva de un Estados Unidos fascista se ve improbable, pero igualmente lo parecía en la Italia, la Argentina o la España de principios del siglo XX. El panorama puede transformarse rápidamente y no todos los cambios son positivos.

 Moraleja: aún si lo que tenemos es malo, la alternativa puede ser peor.

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: JOSEP BATLLÉ TW. jo...

POPULAR VIDEO

Por: Mariano Vázquez Bravo

Durante las últimas semanas y debido al trabajo o a la renovación de contratos, he tenido que realizar distintos viajes cambiando usos horarios que han venido afectando una y otra vez mis hábitos de descanso, situación que llegó a un punto casi imposible hace algunas semanas. Decidí acudir a ver un especialista y las estadísticas que me mostró, así como sus recomendaciones me dieron suficiente material para esta historia.

La Organización Mundial de la Salud, ha clasificado los trastornos de sueño como un problema de salud pública, el cual afecta al 30% de la población y que responde principalmente al estrés debido a ritmos de vida muy acelerados.

Además de un par de pastillas, el Doctor me recomendó lo siguiente:

  1. Cambia tu colchón.
  • Se trata de una inversión en tu descanso y tu salud. Prefiere los colchones de espuma, reemplaza tus almohadas cada año y tu colchón cada 7.
  1. Que tu cuarto esté fresco y obscuro.
  • La temperatura e iluminación de tu habitación es tan importante como tu colchón. Evita todas las pantallas de los aparatos electrónicos mínimo una hora antes de ir a dormir y de preferencia déja teléfonos, tables y laptops fuera de la habitación.
  1. Utiliza sábanas frescas y limpias.
  • Se trata de una indulgencia sencilla y fácil. Lava tus sábanas y compra otro par para que puedas cambiarlas continuamente. De acuerdo con una encuesta realizada en los Estados Unidos, la gente con sábanas más frescas y con buen aroma duermen mejor y amanecen descansados.
  1. Consiéntete.
  • Date de vez en cuando, un día de descanso en casa. No es necesario ir a un SPA para reponer las energías perdidas, desconéctate de tus actividades regulares (y de tu teléfono) y trata de vivir tranquilamente esa jornada.

Con cierta incredulidad cambié mi colchón que tenía más de 10 años de uso, comencé a abrir las ventanas de la habitación por las noches, cambio cada 3 días las sábanas y al llegar a casa, dejé de utilizar mi iPhone y tengo que decirles que si a mí, que estoy peleado con Morfeo me ha funcionado a la perfección, puede hacer maravillas con ustedes.

¡Dulces sueños!

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: R. Eco. Mendacione...

POPULAR VIDEO

Por: CLAUDIO X. GONZÁLEZ
TW. Twitter @ClaudioXGG

Imaginemos que una generación de 100 niños mexicanos entra a 1º de primaria en este mes de agosto…seis años después 76 entrarán a 1º secundaria. Tres años después sólo 49 entran al bachillerato y únicamente 21 inician la licenciatura.

Traducido esto a la realidad, las generaciones escolares en México, no son de 100 niños sino de 2 millones de alumnos, cada año. Esto quiere decir que, actualmente, ¡1 millón de estudiantes están atrasados o fuera de la escuela!

Si México fuera persona, habría estudiado hasta 2º de secundaria, no hubiera llegado a prepa y mucho menos a la carrera.

Pero, ¿por qué pasa esto, si los niños mexicanos nacen con iguales capacidades que los niños de cualquier parte del mundo?

La respuesta es que mientras que en los países con sistemas educativos exitosos como: Finlandia, Corea, Suiza, Polonia o incluso Vietnam gozan de un sistema enfocado en el aprendizaje, en México falta mucho por hacer: un sistema educativo que impulse a los alumnos a aprender, dinero bien utilizado para las escuelas, profesores bien preparados y padres de familia participativos.

Como ya hemos visto, los años de la escuela son clave para desarrollar capacidades de expresión clara, pensamiento crítico y elementos que permiten la independencia económica en un marco laboral estable.

Por eso, en este arranque de ciclo escolar, como papás, es muy importante involucrarnos en la trayectoria académica de nuestros hijos: estar al pendiente de que siempre tengan clases,  preguntarles qué es lo que están aprendiendo, involucrarse en actividades de la escuela y tener conversaciones con maestros. Estas acciones hacen la diferencia y aumentan la probabilidad de nuestros hijos de graduarse de la universidad.

¡Hagamos que nuestros hijos y México lleguen a la carrera!

*Claudio X. González Guajardo es presidente de Mexicanos Primero, iniciativa ciudadana que trabaja para asegurar el derecho de las niñas, niños y jóvenes a una educación de calidad.

Twitter @ClaudioXGG | @Mexicanos1o

Facebook: /MexPrim

SOCIAL

LO MÁS DESTACADO

Por: Gerardo Garibay Ca...

POPULAR VIDEO

PUBLICACIONES RECIENTES

Por: Gabriel Hernández ...